Todo lo que tienes que saber sobre rentar una habitación en tu casa.

¿Tienes un cuarto extra en tu casa y estás pensando rentarlo? Sin duda, rentar una habitación es una manera de generar un ingreso extra, pero también existen puntos a favor y en contra que debes considerar antes de ofrecer un espacio en renta en tu casa, por lo que aquí te dejamos algunos puntos relevantes que debes tomar en cuenta.


Pros
Ingreso extra: Este ingreso adicional lo podrás ocupar en el pago de tu hipoteca, reparaciones o bien para disfrutarlo.

Debes considerar el tema de impuestos, ya que el inquilino podría pedirte factura. Revisa este punto con tu contador.

Intercambios: Tener otra persona en el hogar puede significar que si tu requieres hacer ciertos arreglos en tu casa en las cuales tu inquilino tiene habilidad, puedes pedirle apoyo e incluso, puedes negociar con el un posible descuento en la renta a cambio de su ayuda.

Contras:
Mayores responsabilidades: Como propietario hay muchas responsabilidades que van a recaer en ti, de las cuales hablaremos más adelante. Hay riesgo de pagar daños ocasionados por el nuevo habitante y que la convivencia se torne desagradable por no establecer desde un principio ciertos límites.

Compartir espacios: Recuerda que alquilar una habitación en tu casa te va a costar algo de privacidad. Quizás tengan que programar el horario para bañarse (si es que solo tienes un baño), los horarios pueden ser incompatibles, quizá una persona madrugadora y él es una criatura nocturna, es por eso que es muy importante la elección del inquilino.

Servicios que debes ofrecer:
Los servicios básicos que debes ofrecer son agua, luz, baño, internet, espacio en el refrigerador y acceso a la estufa.

Puedes incluir el costo de la luz, el internet, el gas y el agua en el precio de la renta, para lograrlo, determina un valor promedio mensual de estos servicios.

En algunas ocasiones el uso de estos servicios podrá exceder el precios que estas cobrando, pero ten en cuenta que no podrás cobrar este cargo extra, puesto que estarías rompiendo el trato que hiciste previamente.

La mejor opción es dividir desde el principio el costo de los servicios que se comparten entre todos.

Una buena idea para atraer rápidamente a un inquilino es ofrecer servicios que van más allá de los básicos, como internet de alta velocidad, Netflix, servicio de limpieza, puedes ofrecer un desayuno o cena de lunes a viernes, cada uno de estos elementos, además de aumentar la comodidad de tu inquilino, te permitirán aumentar considerablemente la renta.

Obviamente la habitación debe estar en buen estado, así como todos el mobiliario que se encuentre dentro de ella y debe estar libre de tus cosas personales.

Reglas de convivencia

Para establecer las reglas de convivencia comunes puedes responder estas preguntas:

- ¿Se puede fumar dentro de la casa o es mejor salir?
- ¿Se pueden recibir visitas? ¿En qué horarios?
- ¿Se pueden hacer fiestas o reuniones?
- ¿Cómo será el uso de las áreas comunes de la casa?
- ¿Cómo se realizará la limpieza?
- ¿Se permiten mascotas? ¿Qué tipo de mascotas?

Estas preguntas marcarán las reglas de convivencia, las cuales le podrás platicar a tu huésped potencial mientras le das un tour.

Elige al mejor huésped 

Es muy importante elegir al inquilino correcto y para eso debes considerar varios aspectos, te sugerimos que prepares preguntas que te permitirán abrir una conversación y conocer mejor a tu futuro huésped, aquí te dejamos algunas que te pueden servir como base.

- ¿En dónde trabajas?
- ¿Cuánto ganas? ¿Puedes presentar un recibo de nómina?
- ¿En dónde vives actualmente? ¿Por qué te quieres ir de allí?
- ¿Qué te gusta hacer en tus tiempos libres?
- ¿Qué te llamo la atención de este lugar?

Recuerda que vas a meter a una nueva persona en la intimidad de tu hogar, por lo que siéntete con la confianza de preguntar más sobre su trabajo y vida personal. Mientras más interactúes con el posible inquilino más te darás cuenta de los puntos de convivencia que tengan en común o en contra y profundiza en ellos.

¿Qué cantidad se puede ganar?
Rentar una habitación te garantiza ingresos, pero la cantidad que podrás generar depende de varios factores, el principal es la ubicación de tu casa, que tan bien conectado se encuentra de las necesidades de tu inquilino, la forma en que manejes el pago de los servicios básicos y los servicios extra que incluyas.

La renta de una habitación puede ir desde los 2,700 hasta los 12,000, en promedio para la CDMX, Monterrey y Guadalajara.

Puedes realizar una búsqueda de otros cuartos en renta que estén por tu zona y así determinar el costo de tu habitación y de paso puedes encontrar nuevas ideas de servicios para tu huésped.

Contrato y aspectos legales
Es muy importante que realices un contrato, ya que da certeza de las responsabilidades que tiene el arrendatario, de la misma manera, le da seguridad a tu inquilino sobre tus obligaciones como arrendador.

Recuerda que para poder rentar debes ser dueño de la vivienda, o si va a subarrendar es de vital importancia que se lo notifiques al propietario y que se apliquen las modificaciones necesarias del contrato de arrendamiento.

Si quieres asesoría sobre la renta de una habitación en tu hogar nosotros podemos ayudarte.