Como hemos mencionado en artículos pasados, la compra de una casa (o departamento) es de las decisiones más importantes que uno puede realizar al ser lugar en donde idealmente vivirás por un largo periodo de tiempo. Esta situación puede generarte miedo en cuanto si la decisión tomada es la correcta, sobre todo al tratarse de una inversión económica a mayor escala.

Todas las disposiciones que se toman en la vida conllevan sus riegos (en menor o a mayor escala dependiendo el caso), siendo muy importante prestarles atención a varios detalles para seleccionar la mejor opción posible. Si bien es prácticamente imposible prever el resultado final de la inversión (por ejemplo, en un futuro pudieras cambiar de trabajo en otro estado y tendrías que hacerte de otra propiedad) puedes aumentar las probabilidades de haber hecho una elección correcta.

Por esta razón en BLEU HOUSE queremos mencionarte algunos puntos que debes tomar en cuenta llegando el momento de elegir el lugar en donde piensas vivir los próximos años de tu vida:

  • ¿Acuerdos escritos o verbales?

Posterior a encontrar el lugar que consideras indicado se tendrá que negociar la compra con el vendedor (al menos de que este último cuente con el apoyo de una agencia inmobiliaria, ya que en ese punto el precio a pagar ya se encuentra definido sin mayores posibilidades de cambio), por lo cual van a necesitar un documento escrito en donde aparezcan todos los puntos previamente arreglados. No es que los acuerdos verbales sean malos (en muchas ocasiones sí cumplen con lo dicho), no obstante, contar con una hoja firmada por ambas partes puede evitar conflictos a futuro.  

  • Estado de la propiedad:

Independientemente de que se trate de una casa nueva o no, tienes que prestarle atención a todos los imperfectos arquitectónicos que pudiera haber. Aquí la opción recomendable sería contar con el apoyo de un asesor profesional (ya que ellos tienen mayor facilidad para ver detalles que uno normalmente pasaría por alto), evidentemente tendrías que pedirle permiso al dueño (ellos difícilmente se van a negar ya que quieren vender y sí se niegan, tal vez deberías considerar que el panorama no era tan bueno pensabas).   

  • Presupuesto:

Desde que decides comprar la propiedad te comprometes a realizar distintos tipos de pagos a lo largo de los años; la hipoteca (al menos que se compre la casa al contado, pero es prácticamente imposible para la mayoría de las personas), gastos básicos (alimentos, transporte, salud, entretenimiento, etc.), mantenimiento regular y el pago de servicios básicos (agua, electricidad y el gas). Un consejo que pudiéramos darte aquí es que elijas una casa que te permita seguir la regla 50/20/30 de las finanzas (50% sería para los gastos regulares, 20% para ahorrar y 30% para los gastos personales).  

  • Tamaño requerido:

El espacio necesario para vivir depende de la situación específica de cada grupo, una pareja no necesita el espacio correspondiente para una familia de seis integrantes y una familia de seis integrantes no va a caber una residencia para dos personas. Ahora bien, esto te obliga a pensar a futuro y tener un plan de vida establecido (por ejemplo, si piensas tener dos hijos necesitas una residencia con 3 habitaciones).

  • Ubicación:

Habiendo comprobado la viabilidad de los puntos anteriores, te faltaría por comprobar la calidad de ubicación en la que se encuentra la propiedad. Necesita tener cerca lugares esenciales (trabajo, restaurantes, parques, supermercados, etc.), que no existan problemas con el abasto de servicios (seguramente has visto departamentos o fraccionamientos residenciales en donde hay pancartas que muestran quejas sobre la falta agua) y que los conductos tanto peatonales como vehiculares permitan un fácil acceso.   

En BLEU HOUSE nos ponemos a tu disposición con la intención de ayudarte a encontrar la propiedad que más se ajuste a tus gustos y necesidades, igualmente te recomendamos que le eches un vistazo a todas las propiedades que tenemos disponibles en la página.