Si es la primera vez que pondrás en renta tu inmueble te damos estos consejos para no poner en riesgo tu inversión.

Rentar tu inmueble es una fuente extra de ingresos, sin embargo es de suma importancia tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Verifica que tu inmueble esté en orden.

Es importante que todos los servicios estén al corriente, predial, luz, gas, teléfono y agua deben estar en orden, para que no exista ningún adeudo al momento de alquilar tu inmueble y tu inquilino no cargue con deudas y problemas que no son suyos.

2. Adecuación de tu inmueble.

Para que tu inmueble sea atractivo a futuros inquilinos debes invertir en su aspecto físico. Verifica que la pintura se encuentre en buen estado, que todos los contactos sirvan, sino es así reemplázalos por nuevos, hazle una limpieza profunda para que los nuevos inquilinos puedan llegar a un lugar limpio. Recuerda que la primera impresión es la más importante, cuida que la fachada se encuentre en buen estado, si es casa la pintura debe estar impecable y si es departamento la puerta se debe ver bien cuidada.

3. Publicidad adecuada.

Toma buenas fotografías de tu propiedad ya que esto será lo que le llame la atención a tus posibles inquilinos. Limpia todas las áreas y acomoda las cosas, imagínate como te gustaría ver a ti las fotografías de tu próximo hogar. También puedes utilizar aplicaciones para mejorar las fotografías con filtros y hacer que luzcan de lo mejor.
El mercado inmobiliario ha estado estancado en canales tradicionales como las mantas y anuncios en el periódico en la sección de inmuebles que aunque traen resultados, suelen ser más efectivos si los acompañas de otras estrategias como el uso de redes sociales, anuncios digitales y campañas promocionales, que entre muchos beneficios, te permiten segmentar la audiencia para llegar al público indicado.

4. Busca el inquilino adecuado.

Esto es uno de los puntos más importantes y el más difícil. Aunque que como arrendador es tu derecho rentarle tu inmueble a un buen candidato no puedes tomarte libertades como pedirle estados de cuenta para confirmar capacidad económica ni ningún otro documento que ponga en riesgo la privacidad del arrendatario. Lo que si puedes hacer es investigar en buro de crédito si la persona en cuestión se encuentra ahí y a partir de ahí poderte prevenir pidiendo otro tipo de garantías o incluso llegar a rechazar al inquilino.
Una de las garantías que te permitirán tener cierta seguridad de que te va a pagar es pidiendo un aval, el cual cubrirá el pago en cualquier problema que se presente. Otro elemento que te ayudará es el depósito, que suele ser entre uno o dos meses de renta y si quieres mayor tranquilidad puedes contratar el servicio de una Póliza Jurídica
Encontrar al inquilino adecuado puede ser mucho más fácil si se gestiona el alquiler a través de un asesor profesional.

5. Elabora un buen contrato.

Una vez elegido el futuro inquilino, es hora de elaborar un contrato que ante todo te protegerá frente a incidentes de diversa índole y en el cual quedarán también señaladas tus obligaciones y las obligaciones de tu inquilino.
También funciona para establecer desde un principio las cláusulas que consideres indispensables para el correcto uso de tu inmueble. Lo ideal es que una vez realizado el contrato te mantengas al tanto de cómo y para qué se está usando tu propiedad, esto con el fin de que dentro de ella no se realice ningún acto ilícito que ponga en riesgo tu inversión.

6. Contrata una póliza.

Actualmente existen pólizas de seguros que te permiten cubrir gastos como el desalojo de tu inmueble en caso de que el inquilino no pague, la recuperación de las rentas o los pagos por daños que se llegarán a suscitar en tu propiedad.

7. Contrata una inmobiliaria

Esta opción te evitara dolores de cabeza un asesor inmobiliario te guiara desde un inicio y se encargara de toda la administración necesaria para obtener el mejor beneficio de tu inmueble, son muchas las ventajas que encontrarás al consignarle tu propiedad a una inmobiliaria.

En Bleu House buscamos la mejor opción para arrendar tu propiedad, cuidando siempre de tus intereses.

Informes aquí.